Artículos de Interés

La cura del cáncer de riñón: importancia del diagnóstico precoz

El tipo más frecuente de cáncer de riñón es denominado carcinoma de células renales (CCR). Se trata de un tumor de crecimiento progresivo (aproximadamente 1 cm al año) que suele ser único. Los pacientes con tumores bilaterales, los que presenta esta enfermedad a edad temprana y los que presentan tumores múltiples pueden presentar una predisposición genética para formar CCR, tal como ocurre en los pacientes con la enfermedad de Von Hippel Lindau -VHL.

Pacientes con riesgo de cáncer de riñón

Hay grupos de pacientes en los que hay que realizar un seguimiento periódico, dado que presentan alto riesgo de desarrollar tumores renales. Es el caso de los pacientes y familiares de pacientes con enfermedad de Von Hippel-Lindau (VHL), para los que están disponibles pruebas genéticas en busca de la mutación del gen VHL. Tanto los pacientes con VHL, como los diagnosticados de otra enfermedad llamada Esclerosis tuberosa, así como los pacientes con fracaso renal terminal que reciben tratamiento mediante diálisis durante periodos prolongados de tiempo constituyen un grupo de alto riesgo para el desarrollo de cánceres renales, por lo que deben ser evaluados mediante ecografía o TC periódicamente, para detectar tumores en fase precoz y curable.

Síntomas y diagnóstico del cáncer de riñón

Hasta el uso extendido de la ecografía y otras técnicas diagnósticas como el TC, muchos carcinomas de células renales (CCR) o cánceres de riñón eran diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad, cursando con determinados síntomas como dolor en el costado, masa palpable en el abdomen o presencia de sangre en la orina (hematuria). Esto era debido a que el riñón es un órgano interno y los tumores renales pequeños no se pueden ver ni sentir mediante un examen físico, así como al hecho de que no existen pruebas sanguíneas o urinarias que permitan realizar un diagnóstico precoz en la población general.

Afortunadamente, un número cada vez mayor de CCR son hallados causalmente durante estudios de imagen (como ecografía o TC), solicitados por motivos tales como dolor abdominal causado por cálculos en la vesícula biliar, dolor costal, etc. En estos casos se pueden diagnosticar tumores renales asintomáticos. Este diagnóstico en etapas tempranas de la enfermedad permite que el tratamiento sea más efectivo, con tasas de supervivencia muy altas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Fields marked with * are required