Artículos de Interés

Infección en la Orina

La infección en la orina es una de las causas más frecuentes de consulta médica externa y de los servicios de urgencias. También es uno de los motivos más frecuentes de hospitalización y de incapacidad laboral, generando pérdidas económicas tanto a los pacientes como a las empresas. Esta clásicamente se divide en dos grupos:complicada y no complicada. En la complicada hay un factor anatómico o funcional que la produce y en la no complicada no lo hay.

La infección en la orina se puede presentar a cualquier edad, siendo más frecuente en mujeres y aumentando su incidencia en pacientes de la tercera edad ya sean hombres o mujeres. En recién nacidos y niños es una causa muy común de hospitalización. En los hombres mayores de 50 años su incidencia se incrementa y este aumento se debe a la tan temida patología prostática, en la cual la próstata obstruye la salida de orina generando residuo postmiccional el cual tiene tendencia a infectarse.

Las bacterias son la causa más frecuente de infección en la orina, especialmente una denominada E.Coli, sé que a los pacientes que han tenido infección urinaria y que están leyendo este artículo, el nombre les resultará bastante familiar ya que entre todas las bacterias, la E.Coli ocupa el primer lugar sin duda. También hay muchas otras bacterias y hay algunos tipos de virus que también la pueden ocasionar, aunque generalmente estas patologías por virus se presentan en infantes y mejoran sin una terapia  específica.

Podríamos decir que el tratamiento de la infección en la orina se puede dividir en dos fases; primero el manejo del cuadro agudo y segundo el buscar cuál fue el factor que ocasionó la patología, ya que si no se determina el origen, pues el paciente va a continuar presentando frecuentemente los síntomas. Como veíamos al inicio del artículo, las infecciones pueden ser complicadas y no complicadas y en las complicadas, siempre hay un factor predisponente.

En la fase aguda de la infección en orina generalmente se presentan síntomas como ardor y dolor al orinar, micción frecuente, orina turbia o con sangre. En otros casos se puede presentar fiebre con escalofríos, vómito, deshidratación, dolor abdominal y hasta alteraciones del estado de conciencia. Sin tratamiento puede llevar a una sepsis y luego a la muerte. El término sepsis se refiere a la inflamación en todo el cuerpo generada por el ataque de la bacteria.

El manejo inicial en esta fase aguda de la  infección en la orina son los antibióticos y la estabilización del paciente. Es muy importante que aunque el paciente se sienta bien termine el esquema  antibiótico, ya que algunos suspenden los medicamentos antes de tiempo, generando así bacterias más resistentes y agresivas. Los médicos que trabajamos en hospitales de cuarto nivel, vemos cada vez más frecuente la aparición de superbacterias que se originan por el mal uso de los antibióticos.

Pero el tratamiento de la infección en la orina no puede terminar simplemente en tomar antibióticos. En la mayoría de los casos hay un factor predisponente o que desencadena la enfermedad y si este factor no es corregido, pues la patología continuará cíclicamente generando molestias cada vez peores. La historia natural de los pacientes que han perdido riñones, es que han presentado múltiples ataques bacterianos sin que se haya hecho un estudio a fondo y cuando por fin este estudio se realiza ya es muy tarde.

Así que el mensaje es muy claro, en el tratamiento de la infección en la orina no nos podemos quedar solamente en la fase aguda, debemos determinar factores asociados que causen la infección para estar en la posibilidad de tratarlos y evitar complicaciones futuras. La automedicación debe ser rechazada ya que esto sólo generará bacterias cada vez más resistentes y agresivas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Fields marked with * are required