Artículos de Interés

Endourología: Beneficios de la técnica mínimamente invasiva

Cálculos de la vía urinaria, tumores de la vejiga, crecimientos prostáticos y estrechez de la estenosis de la uretra, son algunas de las patologías que se pueden tratar actualmente por vía endourológica o endoscópica.

Esta técnica abarca todos los procedimientos que se hacen a través de los conductos naturales, como la uretra. El método se ha ido desarrollando desde la década del 50 y, a medida que han aumentado los avances tecnológicos, se han elaborado equipos endourológicos más pequeños, con lo que se ha podido efectuar una mayor cantidad de tratamientos, cada vez más efectivos.

De esta forma, esta técnica difiere de la cirugía laparoscópica, en la que el especialista debe entrar a la cavidad abdominal o al retroperitoneo a través de pequeñas incisiones. Además, con la laparoscopía se deben efectuar otros orificios para colocar el endoscopio (telescopio), a diferencia de la endourología.

Principales avances

Una de las áreas donde más se ha desarrollado este método, es en el tratamiento de la litiasis urinaria. En la actualidad existen instrumentos muy delgados y pequeños, como el endoscopio ureteroscopio flexible, que permiten incluso entrar a la vía urinaria superior, es decir, al uréter alto o proximal y llegar hasta el riñón. Con esto es posible tratar prácticamente todos los cálculos que se ubican en las vías urinarias.

Con este procedimiento el médico puede observar claramente el cálculo, destruir o pulverizarlo y luego retirar los fragmentos, todo en el mismo tratamiento.

Esta técnica también se utiliza para tratar tumores en la vía urinaria superior. Antes cuando un paciente presentaba un tumor de este tipo, se tenía que someter a una cirugía grande y compleja. Hoy en casos seleccionados de tumores que no sean de gran tamaño, se puede ofrecer la resección por vía endoscópica. Este método permite hacer un seguimiento más estricto, que por lo tanto, permitiría también salvar riñones.

Tanto hombres como mujeres se pueden someter a estas intervenciones, independiente de su edad o peso. Además, como se utilizan conductos naturales y no hay incisiones, generalmente no se producen sangramientos, el paciente tiene una buena evolución -aunque es posible que al principio sienta algunas molestias urinarias irritativas-, y puede volver rápidamente al trabajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Fields marked with * are required